Ledesma invierte US$ 25 millones para ser totalmente libre de cloro

 

Responde Claudio Terrés, director de Ledesma

1. Muy positivas, gracias a las inversiones realizadas en nuestras tres fábricas: de celulosa y papel en Jujuy, de cuadernos y repuestos en Villa Mercedes, San Luis y de encapados también en San Luis. En el ejercicio 2010/11 alcanzamos las 127 mil toneladas anuales de papel, lo que refleja un crecimiento del 9 por ciento respecto al ejercicio económico anterior.

2. El crecimiento de la producción va a seguir estando presente, aunque podría dar un salto cualitativo si se mejorase el acceso al crédito para todo el sector. De esta manera, y dadas las características especiales para la producción de papel que tenemos en nuestro país, la Argentina podría aumentar su producción como lo hizo Brasil. Por nuestra parte, queremos ser cada vez más innovadores en los productos destinados a la educación y ampliar la oferta de productos renovables, alineados con las tendencias mundiales en materia de medio ambiente, como el que ofrecemos al mercado desde este año. Su diseño transmite un mensaje sobre la preservación de la naturaleza y ha sido fabricado con elementos que cuidan el medio ambiente. Somos la primera empresa en usar estos materiales en la Argentina.

3. Con una inversión de 25 millones de dólares, estamos incorporando una nueva caldera para la generación de vapor en la fábrica de papel del complejo agroindustrial de Jujuy. Esta inversión permitirá recuperar subproductos del proceso, para su reutilización, y generar energía renovable a partir de la combustión de lignina, otro compuesto orgánico obtenido de la fibra de caña de azúcar, reduciendo el consumo de combustibles fósiles. Asimismo, estamos eliminando el uso de cloro en nuestro proceso productivo para elaborar papel. Esta decisión implica que la secuencia de blanqueo de la pulpa de fibra de caña de azúcar pasa a ser TFC (Totally Chlorine Free). Gracias a una inversión total de 25 millones de dólares, la planta de papel de Ledesma se convierte en la única planta integrada de papel obra en América que no utilizar cloro en ninguna de sus formas.